A los reclamos responden con represión

MISIONES-MONTECARLO

A pocos días de un acuerdo para el cese del acampe sobre la ruta se recibe las citaciones por parte del juzgado penal por tres causas iniciadas por la policía a once compañeros, con acusaciones gravísimas y armadas desde una fuerza que lejos de brindar seguridad a los ciudadanos, se pone al servicio del poder que lejos de ser democrático ha demostrado el autoritarismo propio de los gobiernos totalitarios.

Por: Carlos Duarte – Secretario Gremial del Movimiento Pedagógico de Liberación

 

Rubén Ortiz
Rubén Ortiz

La democracia es una forma de gobierno, muchos teóricos sostienen que es el “gobierno del pueblo” postura defendida por los gobernantes de turno y sus acólitos. El 30 de octubre de 1983 recuperamos una herramienta esencial de la Democracia: el voto, tal vez la única de tantas que posee. La democracia es tal si solucionan los conflictos antes que estos estallen, sino se transforma en el autoritarismo de las mayorías.

En los últimos 50 días, existe en el acceso de Montecarlo un acampe de trabajadores de la yerba mate reclamando lo que han descontado y retenido de manera indebida por el estado nacional protegiendo a patrones delincuentes. El reclamo se remonta a fines de 2007, cuando ANSES comenzó a descontar asignaciones familiares a un grupo de 800 trabajadores rurales, tras detectar un fraude llevado adelante por empresas contratistas empleadoras de mano de obra para cosecha yerbatera.
Recurrieron a la Justicia, en 2009 y fueron beneficiados, primero con una medida cautelar que ordenó suspender los descuentos y posteriormente, con una resolución judicial que ordenó restituir lo descontado. La resolución consideró como bien máximo el interés de los niños damnificados, que se calculan cerca de 4.000.
Sin embargo, ANSES no acata la sentencia Judicial y recurrió a la apelación a sabiendas que es correcta, utilizando artilugios legales que critica cuando lo hacen los fondos buitres, con el agravante de que se comprometió a devolver lo descontado si así lo ordenaba la Justicia.
Los compañeros han transitado todas las instancias legales, al comienzo de este año hubo una promesa de iniciar una mesa de diálogo para avanzar en el tema, sin resultado alguno.
A los trabajadores no le quedó otra que salir nuevamente a las rutas para ser escuchado y el “gobierno democrático” envía a las fuerzas especiales como método para dirimir un conflicto.
Las fuerzas de ¿seguridad? fueron promotores de las más terribles bajezas capaces de cometer un ser humano: insultos, agravios, provocación, agresión física y psicológica, ostentación de armas de fuegos reglamentarias ante maestras armadas con termo y mate, exhibición de armas de fuegos no reglamentarias y armas blancas buscando intimidar a los compañeros que acampaban el día 23 de marzo, en víspera del nunca más a la violencia institucional del estado represor.
En todos los días de protestas en el acampe los “servidores públicos”, ellos dicen “autoridad”, han provocado hasta el hartazgo a los manifestantes con insultos, empujones y uso irracional de la fuerza, llegando incluso a manosear a maestras e hijas de trabajadores rurales como método de persuasión, llegando incluso a comenzar las agresiones tirando piedras y palos hacia los manifestantes y ante esto hubo respuesta por partes por parte de los trabajadores.
A pocos días de un acuerdo para el cese del acampe sobre la ruta se recibe las citaciones por parte del juzgado penal por tres causas iniciadas por la policía a los compañeros: Ofelia Lemos, Sonia Lemos, Cristina Noguera, Teresa Rodríguez, Hugo Basualdo, Martínez Fabián, Barrios Andrés, Chilavert Federico ,Maidana Cristóbal, Antonio Machado, Ortiz Rubén, con acusaciones gravísimas y armadas desde una fuerza que lejos de brindar seguridad a los ciudadanos, se pone al servicio del poder que lejos de ser democrático demostrando el autoritarismo propio de los gobiernos totalitarios.
Un gobierno que se vanagloria de la inclusión por la AUH, se transforma en cómplice de delincuentes comunes castigando al trabajador procesándolos por causas armadas, mientras los culpables siguen realizando sus tareas como si nada hubiera pasado, un gobierno que ataca a los buitres externos y protege a los internos.
Por todo lo manifestado convocamos a todos los trabajadores a concentrarnos a las 18 hs. del día 13 de abril de 2015 en la sede del sindicato de tareferos DE LA Localidad de Montecarlo, para realizar una asamblea y decidir los pasos a seguir ante el Proceso de Criminalización de las protestas Sociales y el armado de causas por parte de las fuerzas de seguridad.

CARLOS DUARTE
SECRETARIO GREMIAL Y DE ORGANIZACIÓN
MPL